La triste historia de una joven familia de Omaha que fue separada por autoridades migratorias

Foto de portada: Andrea Hurtado

Por Oswell Reza

Andrea Hurtado y Jeison Soriano, eran una joven familia padres de una pequeña niña que hasta el 6 de febrero no cabían de la felicidad por su amor, la dicha de estar juntos y tener tantos planes a futuro para la bendición más grande de sus vidas: su pequeñita de nombre Davinia quien llegó a este mundo el 3 de septiembre del pasado año.

Fue esa mañana del jueves 6 de febrero en que todo, absolutamente todo cambiaría en un segundo.

De acuerdo con un post que rápidamente se viralizó en las redes locales y fue compartido casi 800 veces, Andrea relata lo que al parecer era un cuento de hadas a lado de Jeison. El amor que se tienen, el cómo se conocieron y cuando él le pidió que fuera su novia. De igual manera compartió lo felices que estuvieron cuando supieron que ella estaba embarazada y las palabras que su prometido le dijo cuando supo que sería padre: “un bebé es una bendición”

En esas estremecedoras líneas, Andrea compartió todo el sacrificio que tuvo que hacer Jeison para poder consolidar a su familia. El tener un hogar juntos, el poder hacerse cargo y responsable de los gastos, el dejar de estudiar cuando tenía grandes oportunidades en universidades de prestigio. Sin embargo, él decidió tomar las riendas de su vida y priorizar para así hacerse cargo de su pequeña hija y su ahora esposa, con la que contrajo nupcias el 5 de febrero del año en curso. Con gran pesar en sus líneas, la joven Andrea expresó el día en que todo cambió para ella y para todos pues de acuerdo con su publicación, Jeison acudió a su cita regular con inmigración en Homeland Security para proceder con su situación legal con la expectativa de que todo estaría bien, pero se equivocaron.

Jeison fue detenido ese mismo día por agentes de seguridad de inmigración frente a los ojos de su esposa, a quien no proporcionaron ningún tipo de información ni explicación. Simplemente lo pusieron en arresto para después trasladarlo a la prisión Hardin County en Iowa. Sitio del que nunca mas salió y al que lamentablemente ella solo pudo visitar una vez por intentar junto con su familia hacer hasta lo imposible por medio de un abogado para sacarlo de ahí… ¡Todo en vano!

Fue hasta este miércoles 12 de febrero que le dieron la noticia más difícil, cruel y desoladora que una esposa con una pequeña casi recién nacida pueda recibir: “su esposo ha sido deportado”.

Jeison Soriano fue arrebatado de su familia, amigos, esposa e hija en un dos por tres para ser repatriado a su natal Salvador, lugar del que salió huyendo por la violencia a la edad de 14 años cuando las pandillas establecidas en su región intentaron asesinarlo. Lo último que le pudo escribir a su esposa fue que las amaba tanto a ella como a su hija y desde que comenzó la pesadilla hasta el día de su deportación, su joven esposa no deja de preguntarse ¿qué fue lo que sucedió?

A continuación le dejamos la publicación del perfil directo de Andrea Hurtado, en donde narra y comparte imágenes conmovedoras de su esposo e hija.

Sin duda casos como este los viven día a día miles de personas, y es muy triste saber que a pesar de esto, el gobierno no hace nada al respecto para evitar que buenos ciudadanos, aquellos que jamás han cometido ningún delito y que por el contrario se han dedicado a hacer el bien, sean deportados de un país llamado segundo hogar, en el que no tuvieron la suerte de haber nacido.

Translate »