Comunidad hispana se une para combatir la propagación del COVID-19

Ante la creciente suma de contagios en los diferentes condados, la comunidad hispana de Nebraska, se une para ayudar a evitar la propagación del virus que hasta este miércoles 8 de abril, ha alcanzado la exorbitante suma de los 401,771 casos de infección en todo el país, mientras que las muertes registradas son de 12,877.

En la localidad, se reportaron esta mañana 478 casos y 2 decesos más, los que suman a 12 el número de personas que mueren por consecuencia del COVID-19.

Con un mensaje emotivo, pero de alerta, miembros de la comunidad se han unido para pedir a todas las personas que ante esta situación tan difícil y extrema a la que nos estamos enfrentando y sin precedente alguno, tomen las medidas de higiene necesarias y si tienen que salir, se protejan y cuiden de su salud y la de los suyos.

Oficialmente en Nebraska se han confirmado al día de hoy, (6 de abril) 453 casos de coronavirus y 9 muertes. ¡Por favor,…

Posted by Mundo Latino Network on Monday, April 6, 2020

¡Testimonios!

René Gutierrez, joven padre de familia de dos pequeñas niñas, comentó a Mundo Latino que su preocupación más grande es el bienestar y la salud, tanto de su esposa como de sus pequeñitas. “Doy gracias a Dios porque no he sido afectado al quedarme sin trabajo; de hecho, en donde estoy hay mucho trabajo y están contratando gente que esté preparada. La construcción no es cualquier cosa, se requieren ciertos conocimientos y habilidades para poder avanzar y mientras más uno sepa, mejor”, comentó René. “La empresa está haciendo todo cuanto puede para evitar el pánico en los trabajadores. Afortunadamente no se han reportado casos de infección ahí, y cada mañana desde muy temprano, es una larga espera entre decenas de trabajadores que tenemos que pasar por un chequeo de salud en el que nos miden la temperatura y otros signos para descartar que alguno de nosotros venga con síntomas del mentado coronavirus ese”, agregó.

Gutierrez, trabaja para una agencia de construcción que actualmente está referida a Google, en donde además dijo que el ambiente laboral está por el momento tranquilo. “No se nos permite estar en el celular ni mucho menos hablar de esta situación. Imagino que ha servido mucho porque así el ambiente es sano. En cambio en mi trabajo anterior todo el tiempo la gente hablaba de eso y entraba en desconcierto, duda y pánico. Sí, han habido casos extremos en los que se ha tenido que correr a gente por crear caos, pero han sido contados. Nosotros seguiremos trabajando hasta donde se nos permita y mientras la pandemia no afecte directamente a los empleados; sin embargo estoy consciente de que soy afortunado pues mucha gente se ha quedado sin trabajo y eso sopesa en la comunidad migrante que somos los más chambeadores”. Finalizó.

Como él, hay miles de personas que aún siguen trabajando con esa actitud positiva, pero millones más han sido despedidas a causa de la crisis económica que se ha generado a raíz de que el epicentro de la pandemia se trasladó al país. Afortunadamente algunas empresas como en la que él trabaja, sí están tomando medidas de prevención adecuadas y cuidan de su personal, pero hay otras que lamentablemente no están siguiendo los pasos y protocolos establecidos para que su principal motor ¡los trabajadores!, se sientan seguros.

Maria, quien prefirió no dar su apellido dijo que en la planta procesadora de alimentos para la que trabaja, realmente los tiene muy descuidados a todos. “Me siento bendecida de tener mi trabajo, pero cada día qué pasa voy más asustada y con miedo de contraer la enfermedad. No hay medidas sanitarias realmente efectivas. Todos los compañeros, que somos muchos, tenemos que compartir sanitarios en mal estado, ¡sucios! Las instalaciones son realmente precarias y hay un sinnúmero de factores que podrían propiciar una propagación del virus descontrolada, pero siento que no están haciendo lo debido. Sí, tenemos cubre bocas, guantes y el traje especial que protege a los alimentos a no ser contaminados por el personal, pero nadie nos revisa la temperatura. O sea que si alguien está mal y no lo sabe, y de repente, por alguna razón que Dios no lo quiera, llega a quitarse el cubre bocas o la infección traspasa esos cubre bocas que son de los más sencillos; todos, absolutamente todos quedaríamos expuestos incluyendo los alimentos. ¡Esto realmente es preocupante!” Comentó la señora Mari.

Como Mari, cientos de miles más deben continuar sus labores por pertenecer a las áreas laborales prescindibles para el sustento y supervivencia de la población nacional, especialmente ante una situación de gravedad como la que está generando la pandemia de la década, y es cierto que se debe reforzar con mayor fuerza la protección a estos miles de trabajadores que no solo se exponen a ellos mismo, sino que además a todos sus seres queridos que esperan con ansias regresen con bien a casa.

Por Oswell Reza

Translate »