Cargill en Schuyler, una planta de carne más que cierra debido al COVID-19

La planta empacadora de carne ubicada en Schuyler anunció este lunes el proceso de cierre de su planta debido al compromiso de priorizar la salud de sus trabajadores.

“A medida que seguimos priorizando la salud y la seguridad de los empleados de Cargill, hemos decidido inactivar temporalmente nuestras instalaciones de proteínas de Schuyler. Esta fue una decisión difícil para nuestro equipo, ya que operamos un servicio esencial, pero nuestros valores están guiando nuestras acciones. Nuestro enfoque ahora es mantener a nuestros empleados seguros y hacer que nuestras instalaciones vuelvan a sus operaciones normales tan pronto como podamos”. Jon Nash, Cargill Protein – North America Lead

En el comunicado, la empresa dijo que esto sólo será temporal y que se tiene como fecha reanudar las operaciones la semana del 18 de mayo. Sin embargo, a cada uno de sus trabajadores se les estarán pagando 36 horas por semana en tanto la planta vuelve a reanudar actividades y producción. Además hicieron hincapié en que esta fue una decisión difícil para su equipo que opera un servicio esencial y se compromete a entregar alimentos para las familias locales y acceso a los mercados para agricultores y ganaderos. “Nos preocupamos profundamente por nuestros empleados y su seguridad. Son héroes cotidianos en la primera línea de nuestro sistema alimentario.”.

La planta en Schuyler es el sitio de trabajo de cerca de 2200 personas y procesa alrededor de 4500 cabezas de ganado por día. Para evitar el desperdicio de alimentos, procesaremos casi 8 millones de comidas de proteínas actualmente en nuestras instalaciones lo más rápido posible. Apreciamos mucho a nuestros empleados que están trabajando para completar este esfuerzo.

Si bien esta ubicación estará inactiva y nos adaptamos para operar durante una pandemia, nuestro trabajo no se detiene. Cargill ofrece un servicio esencial para el mundo: proporciona los ingredientes, piensos y alimentos que nutren a las personas y los animales. Estamos trabajando con agricultores y ganaderos, nuestros clientes y nuestros empleados para suministrar alimentos en este momento de crisis y mantener los mercados en movimiento.

Cargill está alentando a los empleados a hacerse pruebas. También hemos enfatizado la importancia del distanciamiento social para aquellos en toda la comunidad que han sido afectados por el virus. Hemos alentado a los empleados que están enfermos o que han estado con alguien con COVID-19 en los últimos 14 días a quedarse en casa. Mientras estaba operativo, Cargill ofreció hasta 80 horas de vacaciones pagadas adicionales relacionadas con COVID-19.

Estamos trabajando en estrecha colaboración con los departamentos locales de salud y funcionarios médicos para garantizar que se sigan protocolos adecuados de prevención, pruebas, limpieza y cuarentena dentro de nuestras instalaciones. Durante varias semanas, hemos tomado medidas adicionales para centrarnos en la seguridad y permanecer en las operaciones normales, incluidos aumentos salariales temporales y bonificaciones para nuestros empleados que están en la primera línea del sistema alimentario. En los últimos dos meses, también hemos implementado medidas de seguridad adicionales como pruebas de temperatura, limpieza y desinfección mejoradas, cubiertas faciales, detección entre estaciones de empleados, prohibición de visitantes, adopción de prácticas de distanciamiento social donde sea posible y ofreciendo descansos escalonados y flexibilidad de turnos. Estas medidas permanecerán vigentes cuando reanudemos la operación completa.

Imagen de portada: The Columbus Telegram

Translate »