Las Comadritas 07/30

El Rancho

(Ring, Ring)… – ¡HOLA COMADRITA! ¿POR QUÉ TAN TEMPRANO, QUÉ SE CAYÓ DE LA CAMA? – ¿Qué acaso la desperté? – NO, ¿CÓMO CREE COMADRE? YO, COMO LAS GALLINAS, ME LEVANTO CON EL SOL. – No me diga que ya se tomó su cafecito. – CLARO COMADRE, CASI DORMIDA PONGO LA CAFETERA. – Pues yo le hablo para ver si quiere desayunar. – ¡FALTABA MÁS COMADRE! ¿EN SU CASA O EN LA MÍA? – No comadre, la estoy invitando a desayunar fuera de casa, aprovechando que el Jilemón anda trabajando fuera y que los huercos están de vacaciones. – QUÉ COINCIDENCIA COMADRE, TAMBIÉN MI RUTILO ANDA FUERA DE LA CIUDAD, ASÍ QUE NO SE DIGA MÁS; AHÍ LE CAIGO. ¿QUIERE QUE LLEVE MI CADILLAC O NOS VAMOS EN SU VOCHITO? – Nos vamos en mi vochito ya que gasta menos gasolina. – BUENO COMADRITA, PERO CADA QUIEN PAGA SU CUENTA. – Me parece muy bien comadre. ¿Y a dónde se le antoja ir? – FÍJESE QUE NUNCA HE IDO AL IHOP. – ¡Ay comadre! Si de esos hay por toda la ciudad. – SÍ COMADRE, PERO ACUÉRDESE QUE YO TENGO POCO AQUÍ. EN MÉXICO HABÍA UNO POR MI ZONA PERO SIEMPRE ESTABA A REVENTAR, SOBRE TODO LOS DOMINGOS QUE ERA CUANDO PODÍAMOS IR. DESDE LAS OCHO DE LA MAÑANA YA ESTABA LA GENTE ESPERANDO AFUERA, ASÍ QUE NUNCA FUI ALLÁ. – Pues iremos a ese, comadre. – BUENO COMADRITA, NADA MÁS DEME DIEZ MINUTOS PARA DARME UN BAÑO TORERO. – ¿Cómo es ese, comadre? – LAS OREJAS Y EL RABO COMADRITA. JAJAJA… (EN EL RESTAURANTE) – ¿Y CÓMO PASÓ SU DOMINGO COMADRE? – ¡Ay comadrita! Acuérdese que la invité a casa de mis consuegros. – SÍ COMADRE, SE ME HABÍA OLVIDADO; ¿Y QUÉ TAL? – Pues tienen una propiedad bastante grande y siembran, para su consumo, elotes, melones y sandías. Nos la pasamos muy bien, sobre todo los huercos, parecía que los tenían amarrados. – Y ASÍ ES COMADRE, SE IMAGINA MÁS DE UN AÑO SIN SALIR. ¿Y QUÉ HICIERON DE COMER COMADRITA? – Pues la clásica carne asada, ensalada de nopalitos, arroz y frijolitos charros. – ¡QUE ENVIDIA COMADRE! LÁSTIMA QUE NO PUDE IR. – Bueno ya será para la próxima. – POR CIERTO, YA QUE ME CUENTA DEL RANCHO, ME ACUERDO DE MI NIÑEZ ALLÁ EN CHIHUAHUA, PUES MI PAPÁ TAMBIÉN SEMBRABA ELOTES, MELONES Y SANDÍAS PARA CONSUMO PARTICULAR, Y PARA NEGOCIO SEMBRABA ALGODÓN Y ALFALFA. – ¿Y cómo es la mata de algodón, comadrita? – MIRE COMADRE, LA MATA ALCANZA UNA ALTURA MÁS O MENOS DE SETENTA CENTÍMETROS Y CUANDO ESTA FLOREANDO SE VEN LOS CAMPOS MUY BONITOS. LA FLOR ES DE UN COLOR ENTRE AMARILLO MUY TENUE Y BLANCO, COMO DE DIEZ A DOCE CENTÍMETROS DE DIÁMETRO. CUANDO SE SECA LA FLOR, QUEDA UNA BOLA MÁS GRANDE QUE UN LIMÓN DE COLOR VERDE; AL SECARSE ESTA BOLA, POR LOS MESES DE NOVIEMBRE O DICIEMBRE, SE PONE DE COLOR CAFÉ Y MUY DURA, LUEGO SE ABRE SOLITA EN CUATRO PARTES Y DE AHÍ SE SACA EL ALGODÓN. LA PIZCA SE HACE EN INVIERNO. CUANDO SE SEMBRABA MAÍZ, MI HERMANITA Y YO CORTABAMOS LOS ELOTITOS TIERNITOS PARA HACER MUÑEQUITAS, HAGA DE CUENTA UNA BARBIE CON SU VESTIDO DE PELITOS AMARILLOS Y LES HACÍAMOS LA CARITA DE CARTÓN. – ¡Ay comadre! Qué bonitos recuerdos de su niñez. La felicito por su buena memoria. – MIRE, QUE YA NO LE VUELVO A CONTAR NADA COMADRE. – No se enoje comadrita y vamos a disfrutar del desayuno…

Translate »